Una amistad inseparable que comenzó en Dublín

Cuando Agustina decidió ir a Irlanda para aprender inglés, sintió una mezcla de nervios, felicidad y orgullo al atreverse a emprender un viaje sola. No conocía a nadie en Dublín y no sabía si le resultaría fácil hacer amigos. Ahora que mira para atrás y recuerda haber vivido una de las mejores experiencias de su vida, sabe qué hace dos años tomó una de las mejores decisiones.

“Tuve la suerte de viajar con Kaplan en el año 2016 para estudiar en la escuela de Dublín, en donde viví una de las mejores experiencias de mi vida, no solo porque disfruté de ese hermoso lugar, sus paisajes, su comida y cultura, sino porque también conocí a gente maravillosa de todo el mundo.”

 

Cliffs of Moher
Agustina y Elisangela conociendo el "countryside" de Irlanda

 

El primer día de clases, Agustina, de nacionalidad argentina, conoció a Elisangela, de nacionalidad brasileña, y fue mientras tomaban una pinta de Guinness que comenzó una amistad inseparable, que hasta la fecha sigue acumulando anécdotas.

“Ella habla portugués y yo español, por lo que nuestra vía de comunicación era una combinación de español, portugués y sobretodo inglés, ya que estábamos aprendiendo el idioma.”

Con el resto de estudiantes de la escuela, Agustina tuvo la oportunidad de hacer muchas actividades en el centro de la ciudad así como excursiones a sitios un poco más alejados. La actividad favorita de las chicas después de clases era tomar chocolate caliente en Butlers, pero también probaron el tradicional “fish and chips”, fueron de compras y salieron a bailar junto con el resto de chicos de la escuela. Fueron a los Cliffs of Moher, visitaron la fábrica de Guinness y hasta tuvieron la oportunidad de celebrar St. Patrick’s Day todos juntos.

“La diferencia de idioma no es una barrera para que nuestra amistad siga creciendo; al contrario, es lo que más nos unió y, en lo personal, me ayudó a darme cuenta que las cosas que valen la pena requieren esfuerzo y puedes ser un gran desafío.”

 

Buenos Aires
Visita de Elisangela a Agustina en Buenos Aires, Argentina

 

La hora de despedida y vuelta a casa fue bastante dura, hubo muchas lágrimas y abrazos, pero también promesas de volver a verse.

“Hoy, dos años después de esta aventura hablo con Eli casi todos los días, y tuvimos la suerte de reencontrarnos en persona dos veces - ella vino a visitarme a Argentina y yo fui a visitarla a Brasil.”

Si quieres vivir una historia de amistad mientras estudias inglés en el extranjero, aprovecha nuestra promoción y comparte la aventura. Planifica tu curso con un [email protected] y aprovecha un 25% de descuento para reservas de más de 12 semanas. 

Compártelo
Artículos Relacionados